Blog

Complementos alimenticios para combatir el colesterol

por en Alimentación, Complementos Deporte, Plantas medicinales septiembre 26, 2020

AJO

Con el nombre de ajo se denomina al bulbo de Allium sativum L. Desde la antigüedad muchas culturas han conocido sus propiedades antiinfecciosas,  antiateroscleróticas y antihipertensivas.

Indicaciones: Efecto antiaterogénico e hipolipemiante según la ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy). Es una planta con grado de recomendación A.

Está indicado en profilaxis de la aterosclerosis, hiperlipidemias, hipertensión leve moderada (grado de recomendación B) según la Comisión E del Ministerio de Salud Alemán.

En cuanto al efecto hipolipemiante parece reducir el colesterol total y el LDL en un 10-15%. El HDL mejora ligeramente. No se registró influencia significativa en triglicéridos.

Tiene actividad antiagregante plaquetaria.

Se emplea también, de forma tradicional, en la profilaxis de infecciones respiratorias altas. Por su acción antiinflamatoria se ha usado en artritis y por sus propiedades antimicrobianas en infecciones por cándida y tricomona.

Dosis: Se aconsejan de 600 a 900 mg de polvo de ajo al día. Se pueden ingerir de 2 a 3 dientes de ajo crudos al día con fines terapéuticos. Se recomiendan tratamientos largos.

Efectos secundarios: Olor corporal y halitosis. Puede causar molestias gastrointestinales. Dermatitis de contacto. Hemorragias. La aspiración del polvo seco puede desencadenar crisis asmáticas. Efecto ligeramente hipoglucémico, precaución en diabéticos.

Contraindicaciones: Evitar en embarazo en dosis superiores a las alimentarias. Suspender al menos 7 días antes de una intervención quirúrgica. Compite con el metabolismo hepático de alguna medicación anti-VIH disminuyendo su eficacia.

Posibles interacciones: Anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios, antidiabéticos, hipocolesteromiantes, inmunosupresores.

  • El ajo es una de las plantas más usadas durante la lactancia en muchas regiones del mundo, su olor y sabor se transmiten a la leche materna, haciendo que el lactante succione más tiempo y se cree que puede condicionar una mejor adaptación a los sabores de la alimentación complementaria.

LECITINA DE SOJA

Las semillas de soja son unos de los elementos dietéticos más relevantes en las culturas asiáticas. De ellas se obtienen tres grupos de extractos, lecitina de soja, fosfolípidos de soja o lecitina enriquecida y fitoestrógenos de soja. Los dos primeros tienen propiedades hipolipemiantes.

Indicaciones: Efecto hipolipemiante, reduciendo el colesterol total y el LDL según la Comisión E con grado de recomendación A.

Se ha utilizado también añadiéndolo a la leche materna para disminuir las pérdidas de grasa por adherencia a las paredes de las sondas de alimentación enteral de prematuros.

Dosis: Lecitina de soja, la equivalente a 3,5 g de fosfatidilcolina al día.

Fosfolípidos de soja, dosis de 1,5 a 2,5 g en una sola dosis.

Efectos secundarios: Asociado ocasionalmente con problemas gastrointestinales.

Contraindicaciones: Fuera de las dosis alimentarias no se recomienda en embarazo, lactancia y niños.  Antecedentes de cáncer de mama.

Posibles interacciones: Estrógenos, tamoxifeno, antibióticos y anticoagulantes.

ISPÁGULA Y ZARAGATONA:

Plantago ovata y plantago psyllium. Son plantas saciantes y modificadores de la absorción por su abundancia en mucílagos que tienen propiedades laxantes mecánicas, son hipoglucemiantes e hipolipemiantes.

Indicaciones: Pueden utilizarse como coadyuvante en hipercolesterolemias según la ESCOP, obesidad  y diabetes aunque su indicación principal es el estreñimiento.

Dosis: 10 g repartidos en 2-3 tomas

Contraindicaciones: Estenosis esofágica o intestinal.

Interacciones: Puede interferir en la absorción de sales minerales, vitaminas y fármacos.

ALCACHOFERA

La hoja de la alcachofera tiene propiedades hipolipemiantes, disminuyendo colesterol y triglicéridos según la ESCOP con dosis de 5 a 10 g de droga al día.

OLIVO

La hoja del olivo se utiliza con fines terapéuticos por sus propiedades hipolipemiantes e hipoglucemiantes, también tiene propiedades vasodilatadoras periféricas.

REISHI

El reishi es un hongo parásito que crece sobre el tronco de diversas coníferas. Se le atribuyen propiedades inmunoestimulantes (medicina tradicional china), antivíricas, antiinflamatorias, analgésicas, hipotensoras, hipoglucemiantes, hipolipemiantes y protectoras hepáticas. En el momento actual no hay pruebas suficientes de su efectividad. La dosis sería de 6 a 12 g al día repartidos en tres tomas.  Su consumo excesivo o a altas concentraciones durante más de un mes puede resultar tóxico para el hígado.

ACEITE DE ONAGRA

Las semillas son ricas en aceites con ácidos grasos  esenciales como cis-linoleico y ꙋ-linolénico, y otros no esenciales como palmítico, esteárico y oleico.

Se le han asignado propiedades movilizadoras de colesterol entre otras como emolientes, antiinflamatorias, antioxidantes y antiagregantes plaquetarias.

Su principal uso como complemento dietético es en síntomas premenstruales, y  dolores articulares. Tópicamente para patologías de la piel como eccemas. La dosis,  de 5 a 6 g día.

Contraindicaciones: embarazo, toma de anticoagulantes y en epilépticos.

ACEITE DE MAÍZ

Propiedades hipolipemiantes y antiateromatosas entre otros usos. Dosis: de 15 a 20 mg 2-3 veces al día

RECUERDA: Consulta siempre a tu médico ante cualquier duda,  sobre todo si tomas algún tratamiento o padeces alguna enfermedad.

    Cart