Aceites esenciales

aceites esenciales

Los aceites esenciales son conocidos y usados desde tiempos remotos, como mínimo desde el apogeo del antiguo Egipto. Los aceites esenciales no solamente se utilizan en la gastronomía, sino que guardan una estrecha relación con nuestra salud física y mental; también son utilizados de muchas formas en el área cosmética y la limpieza del hogar, e incluso para beneficio de los animales.

Los aceites, son muy beneficiosos para nuestro organismo. Existen diversas formas de aprovechar las bondades sanadoras y protectoras de los distintos aceites esenciales. Estos pueden ingerirse, inhalarse (mediante difusores de aromas), aplicarse como gel, cremas y lociones mediante masajes o baños. El consumo interno o la aplicación externa de los aceites esenciales permiten que nuestro organismo esté mejor protegido, nuestra mente se renueve y nuestra piel esté sana y lozana.

Algunos aceites esenciales que te cuidan por dentro y por fuera

Ahora describiremos algunos aceites esenciales y sus propiedades. Sigue leyendo, aprovecha los diversos usos de los aceites esenciales y entérate cómo nos curan por dentro y por fuera.

  • Aceites esenciales relajantes: Entre estos están el aceite esencial de lavanda, albahaca exótica, manzanilla, mandarina y muchos otros.
  • Aceites esenciales antibacterianos: Aceite esencial de limón, eucalipto azul y radiata, árbol de té, laurel, entre otros.
  • Aceites esenciales analgésicos: Aceites esenciales de mejorana, espliego, clavo, naranja amarga, salvia sclarea y muchos más.

Por supuesto, también existen aceites esenciales anticelulíticos, antiedad, antiinflamatorios, antifungicidas y antivíricos.

Aceites esenciales envasados

Ejemplos de propiedades internas o externas de algunos aceites esenciales

A continuación, y como ejemplo, nos centraremos en 3 aceites esenciales que pueden cuidarnos por dentro al consumirlos o externamente, aplicándolos a la piel. Igualmente, acotamos que los aceites esenciales no se diluyen en agua; por ello su consumo interno se consigue al diluirlo en otro tipo de alimentos, como zumos, jugo de caña, mermeladas, aceite de oliva o miel.

Aceite esencial de lavanda

Usado y aceptado como un poderoso relajante y calmante, con propiedades sedantes y antidepresivas, también es antimicrobiano y antiséptico. Para su consumo interno se aconseja ingerir 2 gotas de este aceite esencial 3 veces al día, diluido en miel, aceite de oliva, mermelada u otro y colocado bajo la lengua. Para su uso externo aplica 3 gotas de aceite esencial de lavanda en la parte interior de las muñecas y en el plexo solar; repite de ser necesario.

Aceite esencial del limón

Un excelente aceite tradicionalmente reconocido por su acción antibacteriana, antiséptica, antiviral y muchas otras. Su consumo tonifica el aparato digestivo; también es un excelente depurativo del organismo, pues este aceite esencial puede neutralizar el bacilo de Ebert y el estafilococo en 5 minutos, y la difteria en 20. Para garantizar su acción debe escogerse un aceite esencial puro y 100% natural, diluido en jugo de caña u otros similares.

Aceite esencial de mejorana

Este aceite esencial genera un buen equilibrio nervioso por ser antidepresivo y un asombroso neurotónico. Sus propiedades calmantes y analgésicas ayudan en las enfermedades con un origen nervioso comprobado. Su uso es externo y sirve para combatir la fatiga nerviosa, para prevenir diversas enfermedades potencialmente trasmisibles, los refriados y la sinusitis.

El aceite esencial de mejorana también tiene un uso cosmético. Por eso, si quieres reducir de manera significativa el impacto del estrés nocivo en tu piel, aplica todas las noches una gota del aceite esencial de mejorana en un poco de tu leche limpiadora facial y sorpréndete de los resultados.

Como dato final, recordamos que los aceites esenciales deben estar apartados de la luz y el calor para su óptima conservación. Y por supuesto, no está de más indicar que el uso apropiado de los aceites esenciales debe ser indicado por un profesional médico especializado. Y que debe evitarse el uso de aceites esenciales durante el embarazo y la lactancia, así como en niños pequeños.

    Cart